[VIDEO] La fauna urbana: sobreviviendo en la selva de concreto

1666
0
Compartir

“Shuu, Shuu, fuera, fuera”, le grita la mesera a los pizotes mientras los saca a escobazos de la azotea donde los clientes almuerzan.

Las caras de los comensales se tiñen de emociones: unos sonríen curiosos, otros parecen temerosos y otros menos emocionados arrugan la frente por enojo y hasta repudio.

Los pizotes retroceden, sin muchas señas de susto, sino más bien de molestia. La mesera se vuelve disimulada, con una sonrisa nerviosa que intenta minimizar el “extraño espectáculo”. Pero deja la escoba lista a un lado de la maceta, porque sabe muy bien que ellos volverán y que tendrá que hacer de nuevo “el show” de espantar pizotes frente a otros clientes.

Esta es una escena cotidiana en el Centro Comercial Plaza Itzcatzu (donde se encuentran negocios como Tacontento, Hooters, Kbaña Clasic, Chancay, entre otros), para algunos graciosa, para otros molesta. Lo cierto es que es común ver una manada de coatís o pizotes en los alrededores de algunos comercios de Guachipelín de Escazú.

Lea también: Los 10 mejores restaurantes de Escazú

Estos mamíferos de tamaño mediano son omnívoros, es decir que se alimentan tanto de pequeños vertebrados e invertebrados, huevos, carroña y todo tipo de materia vegetal. Se han acostumbrado a la presencia humana, incursionan sin ningún temor en estas áreas para saquear basureros, bodegas y cualquier recinto que pueda contener restos de comida.

Pizotes 4

“Son bastante dóciles. Dicen que es una manada de más de 400 pizotes y acá llegan una gran cantidad de esos como a las tres de la tarde en busca de la comida que desechan los restaurantes. Para el centro comercial son una cosa muy curiosa porque aunque a veces son dañinos, también son un atractivo para la gente que visita y que le gusta tomarles fotos y videos. También los comerciantes ya saben manejarlos, saben que si llegan a molestar deben hacer ruido con las llaves o las monedas y ellos se van”, explica uno de guardas de seguridad del centro comercial.

Las autoridades del centro comercial, por su parte, aseguran que por la protección de los animales y las personas, hay ordenes para que no se les alimente y para que sean protegidos. Además de que los basureros son sellados para que ellos no puedan sacar los residuos.

Lea también: Las aventuras turísticas que ofrecen los cerros de Escazú

“Sí suelen causar muchos problemas, se suben a los techos y se pelean ahí. Además que los dañan con su orina. También rompen las mayas y dañan la madera”, explica una de las dependientes del restaurante Hooters.

Pizotes 5

En fin, al parecer ni los pizotes se acostumbran a los humanos, ni los humanos nos acostumbramos a los pizotes, que ahora son llamados fauna urbana y que cada día intentan sobrevivir a la selva de concreto.

Pero entonces vale la pena preguntarte ¿Es invasión de pizotes o invasión de humanos?

Una pregunta que tiene mucha lógica si analizamos que Costa Rica es un país que acumula fauna en cada esquina, que con apenas 51,000 km cuadrados de extensión es uno de los países del mundo con más alta diversidad biológica que en sus bosques alberga alrededor del 5% de la biodiversidad del planeta.

Sin embargo, la creciente expansión de las comunidades humanas ha alterado y sobreexplotado los bosques y han causado un escenario ciertamente complicado para la fauna y flora silvestre.

Lea también: Curiosidades del cantón de Escazú

Esta presión constante para urbanizar las áreas boscosas por el crecimiento demográfico, está reduciendo aceleradamente las fronteras de distribución para muchas especies animales y vegetales, en algunos casos disminuyendo drásticamente sus números o haciéndolos desaparecer por completo de la región.

Pizotes 2

El cantón de Escazú al oeste de San José en el Valle Central es un ejemplo concreto de este fenómeno de urbanización  desmedida, sobre todo durante la última década. En medio de esta gran urbe se encuentran algunos parches o fragmentos de vegetación relativamente conservados, sobre todo en las orillas de quebradas y ríos como el Virilla, donde algunas especies con gran capacidad de adaptación han logrado sobrevivir en medio de estas condiciones adversas. Sin embargo, esta cercanía con las edificaciones  humanas hace prácticamente irremediable el contacto, ocasionando conflictos por la ocupación y utilización del espacio. Como es el caso de los pivotes que a diario hay que sacar a escobazos de las tiendas y basureros.

Lea también: ¿De verdad hubo brujas en Escazú?

¿Soluciones?

Es un hecho que las cuencas de estos ríos “urbanos” representan una especie de refugio o microhabitat para muchas especies de fauna silvestre que generalmente pasan inadvertidas para la mayoría de la personas, pero que eventualmente funcionan como corredores biológicos que sostienen esta biodiversidad, con todo y sus limitaciones.

Es de vital importancia generar el interés en la población por la protección y conservación de estas áreas que son parte importante del patrimonio natural de nuestro país.

Además, antes de pelear sobre quién invadió a quién. Lo importante es el equilibrio, un equilibrio que Plaza Itzcatzu ha procurado con éxito, convirtiéndose en uno de los pocos centros comerciales donde el concreto y la selva se unen.

Lea también: Tuto Yoyo el escazuceño valiente que domó a la “Tule Vieja”

Si usted desea visitar Escazú o vive en el cantón, recuerde que conozcaescazu.com es la guía más completa de información cantonal, por lo que le invitamos a que navegue más este sitio y encuentre toda la información de interés sobre Escazú. Además, si desea información sobre de los negocios y comercios que operan en el cantón, no dude en visitar la guía comercial más completa: CREnlace Escazú

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta